COMO ALIMENTARNOS SALUDABLEMENTE Y NO MORIR EN EL INTENTO.

COMO ALIMENTARNOS SALUDABLEMENTE Y NO MORIR EN EL INTENTO.

Si bien resulta difícil seguir una dieta variada y completa, que nos permita mantener un óptimo estado de salud para así poder desarrollar todas nuestras obligaciones y deseos, no es tarea imposible de lograr...

Solo es necesario tener un poquito de voluntad, muchas ganas de vivir plenamente y estar dispuesto a aprender ciertos conceptos.

Entonces es momento de volver a nuestra niñez para reeducarnos con respecto a la alimentación. ¿Te pusiste a pensar alguna vez como elegís los alimentos que consumís?

Siendo parte de un mundo globalizado, la formación de nuestra dieta está influenciada por distintos agentes:

Los medios de comunicación, que presionan para que consumamos desde alimentos cada vez más especializados hasta la última dieta de la modelo o actriz del momento. Los consejos y opiniones de amigos, vecinos o las clásicas recetas y remedios caseros de la abuela y por supuesto nuestros gustos y hábitos, que se van generando desde pequeños en el seno familiar. Ya reconocimos que factores influyen en nuestra selección de los alimentos. Ahora veamos 4 reglas sencillas que van a permitir el logro de una dieta correcta:

1. Cantidad: se refiere a consumir las calorías que precisa el organismo. Estas por supuesto variaran según nuestro nivel de actividad diario, sexo y edad. Un profesional de la nutrición puede asesorarte sobre tu necesidad calórica.

En este punto es importante diferenciar dos conceptos, uno es el hambre y el otro el apetito.

El primero se refiere a la necesidad de consumir alimentos, es una señal fisiológica de nuestro cuerpo que nos informa que precisa combustible (o sea alimento) para funcionar correctamente, mientras que el segundo se relaciona con el deseo de ingerir alimentos.

Aún no se conoce con certeza cómo funciona el mecanismo que regula el hambre y la saciedad, pero se sabe que en el intervienen diferentes hormonas que actúan sobre el cerebro y nos estimulan a comer o dejar de hacerlo.

De todas maneras algo claro es que para mantener un peso adecuado debemos igualar las calorías que ingerimos a las calorías que gastamos; de esto se desprende una fácil regla para bajar de peso: comamos un poco menos, ejercitémonos un poco más.

O sea que no es necesario dejar de comer todo lo que nos gusta para poder bajar de peso, pero si podemos moderar las cantidades y así lograremos diferencias en nuestro cuerpo.

2. Calidad: significa darle al cuerpo por medio de la dieta todos los nutrientes que lo componen. Estos se dividen en seis clases principales: carbohidratos, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Para asegurar el consumo de todos ellos debemos incorporar diariamente alimentos de los seis grupos existentes: frutas y vegetales, cereales, legumbres y derivados, carnes y huevos, lácteos, grasas y azucares.

Tema aparte sería el de elegir alimentos frescos, con el menor procesamiento industrial posible, asunto que tocaremos en otro contacto.

3. Armonía: es decir que exista una relación de proporción entre los nutrientes que componen la dieta. Se recomienda que del total de las calorías un 15% a 20% este aportado por proteínas, un 30% por grasas y un 50 a 60% por hidratos de carbono.

4. Adecuación: si no se adapta a nuestros gustos y hábitos, no podremos mantener una dieta sana a largo plazo, que es el principal propósito de todo régimen que busque mejorar nuestra calidad de vida.

Entonces si bien debemos generar ciertos cambios, básicamente la dieta se debe adaptar a nosotros y no nosotros a ella.

En este punto hay que rescatar los hábitos saludables existentes; todos tenemos algún hábito sano incorporado, así que nunca partimos de cero en este aspecto.

Reconozcamos que estamos haciendo bien y busquemos mejorar en otros comportamientos alimentarios.

A modo de resumen podemos concluir que para una alimentación sana es necesario:

  • Reconocer las influencias que nos llevan a elegir los alimentos
  • Incorporar diariamente nutrientes de todos los grupos alimenticios
  • Moderar las cantidades, para así no resignar aquellos alimentos que nos gusta comer
  • Mantengamos proporciones adecuadas de los distintos nutrientes,
  • Rescatar y mejorar nuestros hábitos alimentarios…

..Bien vale la pena intentarlo, y los beneficios que se logran al hacerlo son interminables. Así que comienza hoy mismo a cuidar tu cuerpo!

Articulo cortesía de www.alimentacion-sana.org

Deje su Comentario

*
**No publicar
*Url del sitio http://
*
Product successfully added to the product comparison!